jueves, 2 de agosto de 2018

Capítulo 161: (Parte II) Musicalizándolo®

Y como siempre, la banda sonora de gran parte de mi vida, de lo que no supe decir, lo que no se puede decir mejor, de lo que me hubiera gustado por decir o que me dijeran; estrofas del maestro en romper corazones, de un auténtico hijo de puta pero que ha sabido querer como nadie ha sido capaz.


Sin embargo:
 
De sobra sabes que eres la primera
Que no miento si juro que darí­a, por ti la vida entera, por ti la vida entera
Y sin embargo un rato cada dí­a, ya ves
Te engañarí­a con cualquiera, te cambiarí­a por cualquiera
Ni tan arrepentido ni encantado, de haberme conocido, lo confieso
Tú que tanto has besado tú, que me has enseñado
Sabes mejor que yo, que hasta los huesos
Solo calan los besos que no has dado
Los labios del pecado.

Contigo:

Yo no quiero ni libre ni ocupado, ni carne ni pecado ni orgullo ni piedad
Yo no quiero saber porqué lo hiciste

Yo no quiero contigo ni sin ti
Lo que yo quiero muchacha de ojos tristes
Es que mueras por mí­.

Y morirme contigo si te matas y matarme contigo si te mueres
Porque el amor cuando no muere mata
Porque amores que matan nunca mueren.

 
Como punto y final, me quedaré con otro derrotado en la historia del querer pero que ha sabido darle la elegancia y majestuosidad a eso no ser tú el final feliz de la historia. De todas formas, que esto te señale en tus adentros ya es una forma de superarlo y volver a ganar.


Me acordé de ti:

Todas las cosas que soñé, todas las noches sin dormir
Todos los besos que enseñé y cada frase q escondí
y yo jamás te olvidare, tú acuérdate también de mi
Nunca se para de crecer 

Nunca se deja de morir.

No siempre necesito música, no he podido escucharla durante muchos años, y ya no soy fiel a ningún grupo ni cantante, pero sí que queda en mí ese punto inescrutable que hace que escuche una canción y mi alma se parta en mil pedazos o vuele por los aires como si nada ni nadie pudiera tocarme. Me imagino que somos sensibilidad, somos empatía y autocompadecimiento, somos seres vulnerables que al poder sentir dolor con unos acordes o estrofas nos hace más personas y eso es lo que todavía da cierta esperanza en que la humanidad tenga salvación. Plinc.


Frase del día: "Hola acabo de ver las fotos, muchas gracias" (Big Boss)
-Porque soy mucho más fuerte que todos los cracks del mundo, y porque ella lo hubiera querido así y estará muy orgullosa. 



PD: Dedicada a quien la quiera escuchar, porque todo en la vida tiene dos caras. Derruid muros, construid paredes. 


  

 

Capítulo 161: (Parte I) Musicalizándolo®

Son estos días de agosto, un mes donde las mañanas fríen mis neuronas y las tardes intentan recuperar el destrozo resultante, que me ha dado por verbalizar sin filtros todos los pensamientos y pajas mentales que mi pobre cabeza discurre durante el día sin sentido ni orden.

Y mi historia de hoy tiene su origen en un hecho que sucede todo los días de este asfixiante verano. Cada mañana, a eso de las 7 y poco, escucho un programa de radio donde deciden empezar el día con una canción sin más. Imagino que la elección viene dada por decision personal del locutor, que aporta un granito de arena de lo que seguro que es su vida a través de la música, pero que resulta curioso si intentas pensar un poco más allá y pruebas a valorar por qué esa canción es tan importante para él.

Eso me ha hecho pensar en que, por algún extraño motivo, la mayoría de las personas tendemos a musicalizar nuestros sentimientos, nuestros momentos más personales. Imagino que no todos tenemos el don de escribir grandes obras literarias para forjar a fuego la historia de nuestras vidas en la humanidad, pero la música nos permite, usando las palabras de otros, adueñarnos y mostrar lo que que nosotros sentimos, haciéndolas nuestras directamente.

Siempre he pensado que se puede hablar con canciones, y que a pesar de ser un ejercicio muy complicado, podemos decirlo todo sin decir nada nuestro, solo repitiendo un estribillo o tarareando una melodía. Y también me he dado cuenta que pocas veces usamos la música como detonador de nuestra alegría, muy al contrario, tendemos a musicalizar el dolor y a regocijarnos en él.

Nunca he sido persona que escuchara música de forma diaria y recurrente (ni siquiera en el coche), o que no pudiera vivir sin ella, pero sí que he tenido mis fetiches y totems sonoros a los que considero mis portavoces cuando no tengo ganas de contar a nadie que no soy feliz.

Hoy hice una pequeña reflexión sobre ellos, porque la tristeza, el dolor y la decepción no es ajena a ninguno de nosotros.

Me acordé de Dolores, un gran nombre para alguien que supo poner letra a los deseñagos como no se los he oido a nadie: gritándolos como un animal herido o susurrarlos como un angel caído.

Ridiculous thoughts:

I feel alive and I cried so hard, the ridiculous thoughts
Ah, I feel alive, alive, alive, alive
Twister, oh, I shouldn't have trusted in you, twister, oh, na na na
It's not going to happen, no..

Empty:

Say a prayer for me, help me to feel the strength I did
My identity, has it been taken? Is my heart breakin' on me?
All my plans fell through my hands; they fell through my hands, on me
All my dreams, it suddenly seems, it suddenly seems
Empty

También recordé, tras mi historia de amor con Dido al descubrirla junto a Eminem, otra versión de una canción que hablaba de un dolor de dos montañas que chocan, de la rabia y las mentiras, del "no volverá a pasar" de los que no pondrán saber querer nunca.

Love the way you lie:

So they say it's best to go your separate ways
Guess that they don't know ya, cause today
That was yesterday, yesterday is over
It's a different day, sound like broken records
Playin' over, but you promised her
Next time you'll show restraint
You don't get another chance, life is no Nintendo game
But you lied again
Now you get to watch her leave
Out the window, guess that's why they call it window pane 

Just gonna stand there
And watch me burn
But that's alright
Because I like
The way it hurts.

Rebuscando entre mis miserias me vino a la mente esas canciones que describen el dolor de alguien que lo ofreció todo y que no lo supieron valorar, un sentimiento de impotencia y a su vez de desencanto y resentimiento donde sabes que ha perdido más la persona que lo dejo escapar que tú.

Rolling in the deep:

The scars of your love remind me of us
They keep me thinking that we almost had it all 
The scars of your love they leave me breathless, I can't help feeling
We could have had it all
Rolling in the deep
You had my heart inside of your hand
And you played it to the beat.

martes, 31 de julio de 2018

Capítulo 160: Crack

A veces se oye el crack, pero es un ruido muy particular, más bien sordo. Es como una rama cuando la fuerza ejercida sobre ella no la parte, pero la raja y la deshace por dentro. Sigue meciéndose al viento, aparentemente intacta, libre y firme, pero ya ha hecho crack.

Nosotros también nos partimos, como la rama, y el crack es como una sensación de no retorno. Tensamos el arco para darle más fuerza a las flechas, lo sometemos a presiones para que nuestros lanzamientos sean más distantes, más certeros, pero un día dice basta y, aunque no parezca roto, el crack lo deja inservible, a pesar de su imponente presencia.

Ha llegado mi etapa de los cracks. No se si en su tiempo, no se si tardía, no sé si inexperada, no se si ya repetida tras una vida de hacer oidos sordos a la experiencia.

Quien te rompe queda en tu memoria, en el altar de los que consiguieron tan cuestionable logro. Y suelen ser personas que no esperabas, aquellas que dejaste pasar y que conocen tu verdadero yo. No saber elegir,  jugar con fuego tiene sus riesgos.

Es curioso que siempre me he tenido por una persona fría, calculadora, controladora de mis sentimientos y exposiciones, y en cierta manera arrogante con mis capacidades frente a los demás: "tranquilo, no seas demasiado duro, venga, dale un margen, es injusto jugar con tanta ventaja, baja un par de velocidades, intentemos igualar las cosas, será más emocionante, ¿qué te puede pasar?".

Y esas personas son las que, tras acostumbrarse a que tú siempre jugues al empate, con la victoria a tocar, un día se sacan un as de la manga y te hacen un roto (crack). Después los miras, y en su rostros solo ves una expresión que se repite en todos ellos/ellas: "¿Qué?". Un qué acusativo, un qué que se justifica como "no entendiendo por qué te sorprendes", un qué que te dice: "era tú o yo".

Mi crack hoy tiene títulos de canciones, tiene título de película, tiene respuestas de madre.

Mucha gente habla del karma como el nuevo castigo divino de los pecadores que no purificaron su alma a tiempo, lo usan para justificar situaciones en las que la moneda cae de cruz. "Eso es porque el karma te ha castigado por hacer... (a rellenar por el visionario o juez de la providencia), tienes que equilibrar tu karma haciendo cosas buenas". Es el recurso fácil para aceptar la derrota, la decepción, el infinito vacío de alguien que, depositando todas tus esperanzas y debilidades en ella, juega a traicionarte por una victoria engañosa, por un ego sediento y desmedido.

¿Cómo miras a esas personas ahora?,¿cómo se cura un crack?. Un crack no se cura, un crack no se olvida, un crack es cuando algo irreversible marca un punto y aparte en el devenir de tu futuro, un cambio de dirección. Tú eras la única persona que conseguías autoconvencerte del perdón, del olvido, pero un crack rompe a ese otro tú.

Personas del mundo que no me leáis, personas del mundo que caigáis sobre estas letras y queráis que todo siga igual, que nada cambie, solo un consejo: la única manera de que ese crack se recupere es jamás dejarlo existir. Valorad lo que tenéis y haced un ejercicio de reflexion, porque una vez la taza se rompe, nunca más será la misma taza.

"Nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto" - Agustín Diaz Yanes
"Don't go breaking my heart" - Elton John y Kiki Dee
"Go your own way" - Versión de The Cranberries
La de mi madre me la quedo para mí.


Frase del día: Zzzzhzhh zhzhzh zhhzzz (Un mosquito cualquiera que tal vez siga volando no muy lejos de aquí)
- Hoy desperté temprano, había dormido muy mal, demasiado calor, demasiadas vueltas a la cabeza, ¿será capaz?. Estaba en el servicio intentando ponerme en marcha y ví, corriendo por los suelos, un pequeño pez de plata. Pensé que no se esperaba que a esas horas encendiera la luz y tuviera que huir buscando un resquicio de oscuridad y seguridad, pues corría de forma alocada, sin tener claro qué dirección tomar. Me hizo gracia que estuviera tan apurado porque siempre los dejo vivir. Pero al levantar la cabeza, ví que justo en el borde interior de la puerta a medio cerrar había un mosquito. Era de los comunes, pero debía haber comido (picado) porque estaba gordo. Pensé: "¿qué uso para matarlo? porque tal como estoy escapará". Y cuando iba a darle con lo primero sólido y plano que había encontrado, debió notar la vibración del aire y salió volando. Intenté perseguirlo y cuando lo tenía en una posición franca para aplastarlo, reflexioné sobre su existencia. Es una vida, molesta, ruidosa e irritante, pero por una picada ¿merece morir sin más?. Se lo absurdo de mi reflexión, porque he matado cientos, pero este de hoy no lo quería matar. Decidí seguirlo, usar un vaso y una hoja, y una vez posado, lo encerré con el recipiente y pasé la hoja justo por detrás, obligándolo a volar al interior del mismo, y tapando con la propia hoja conseguí llevarlo hasta el balcón donde lo solté. Se fue volando, probablemente inconsciente de su suerte. Pensé que era una buena acción, que mi atormentado karma así se "equilibraría". Decididamente, de buen mañana mi pensamiento es muy cuestionable, pero en ese momento hice justo eso, que es lo que me apetecía. 

Esta misma tarde, dos cracks, que no por no esperados (soy iluso pero no tonto) no menos decepcionantes. Ambos actuando de la misma manera, queja, autoconvencimiento y luego desaparición. 

Me imagino que yo debo tragar este aliento de hiel, y el resto vivir con la idea de que, en el fondo, la culpa fue mía, que es la mejor manera de decepcionar a la gente pero con la conciencia suficientemente tranquila como para dormir, cosa que no estoy haciendo yo al estar escribiendo estas lineas.


lunes, 15 de enero de 2018

Capítulo 159: No le llames Dolores, se llamaba Lola

Hay días, que pasando sin pena ni gloria, los dejas escapar entre tus dedos sin que su valor se tenga en cuenta. Duermes, comes, los dejas correr esperando un nuevo amanecer. Pero de repente, un día cualquiera se convierte en un día que te deja un poco más solo y huérfano de vida.

Hoy, sin más, ya no volverá a cantar Dolores con esa rabia y ese alma que cautivaron mi tierna adolescencia y que pasaron a marcar mi vida a cromo y hierro.

Uno no sabe por qué hay cosas que le llenan, le invaden y encajan en su ser como si de un guante se tratara. Me imagino que la sensibilidad musical es como la sensibilidad amorosa, uno se prenda o no se prenda. Yo me enamoré hasta lo más profundo, en cuerpo y alma.

Me imagino que todo el mundo escuchó "Zombie", todo el mundo la vió dorada haciendo aspavientos no del todo sincronizados, gritando con el corazón y sobresaliendo de la mediocridad que marcaba esa época. Yo sentí que era más que reivindicación, guitarras poderosas, una llamada de socorro y más que música, yo quise formar parte de ello.

Y poco a poco, mi personalidad maleable y no del todo definida, encontró una música y unos himnos que fueron curtiéndome como persona. "No need to argue", no hace falta discutir. Ese disco me lo bebí de un trago, aprendiendo de memoria canciones que siguen en alguna parte de mi cabeza, y que saltan como si fuera material indispensable cuando las vuelvo a escuchar. Era un disco triste, era un disco melancólico, era un disco de gente que amaba su vida aunque su vida no le tratara como esperaba. Tenía de todo, canciones desesperadas, amor roto y demoledor, cantos de sirena, amor incondicional, llanto, desilusión, impaciencia, pero ante todo, esperanza, mucha esperanza, porque como bien decía Dolores, los narcisos lucen preciosos esta mañana.

Conocí un antes y un después de estos arándanos amargos, encontré sus inicios inciertos, disfruté con su evolución, caí como Dolores en su lado más oscuro, pero jamás los abandoné. La mejor aventura de mi vida fue gracias a ellos, un viaje de ida y vuelta que solo la inconsciencia de la juventud te permite realizar y nunca más olvidar. Les debo tanto que si supieran lo que han hecho por mí, posiblemente adorarían más la música que hicieron, sabiendo lo felices que fuimos con solo escuchar dos acordes de aquellas melodías perfectas.

Hoy ha muerto Dolores O'Riordan, la mujer que peor bailaba del mundo y a la que menos le costaba hacerlo cuando sus fans le incitaban a ello. Hoy se calla una voz que fue única, mejor o peor, pero incontestable e irrenunciable para mí. Hoy Dolores se encontrará con mi madre y esta le preguntará que qué hace aquí, que le va a dar un disgusto terrible a su hijo que es fan absoluto de los Cangrejis (como los llamaba ella) y ella le responderá que no se preocupe, mientras le canta Ode to my family al oído.

Es duro quedarse sin los referentes con los que uno creció, ver que cada persona que admiras desaparece y queda solo su recuerdo, el irse quedando solo en un mundo donde cada vez hay menos artistas y más personas mediocres que no saben llegar.

Tumbado en mi cama otra vez y llorando porque tú no estás,  pensamientos ridículos, el más enorme de los vacíos, hielo derritiéndose, soñando mis sueños contigo...

Mil gracias Dolores, por haber formado parte de mi vida en un momento tan importante, tú fuiste parte de mi educación, fuiste parte de mis malos y buenos momentos, tú me hiciste sentir vivo, vivir, compartir algo con personas que han estado ahí y que siguen conmigo de alguna manera, gracias Belén por aquella cinta que jamás perdió la magia, no gracias desconocida sin importancia que te quedaste mi cd original y nunca recuperaré, a tus pies padres por permitirme oir hasta la saciedad los gallos y gritos de una rebelde que os ponía la cabeza como un bombo, y gracias padre por saber, reconocer y venir a decirme quién se ha muerto hoy. Y no por que la conozcas más o menos, sino porque has sabido quién era y lo importante que era para mí. Solo por esto ya vale la pena todo.

Os voy a dejar, a los que la conozcan por encima, con una canción que es más que una canción, es poesía y sentimiento hecho letra y música. A los que ya la conozcan, que la disfruten hoy más que nunca, porque aquí, y en nuestro corazón y alma, esta voz y este símbolo nunca muere.

Persistiremos. God save the Queen Dolores.




Frase del día: "Si todo el mundo puede hacerlo, ¿por qué nosotros no? (The Cranberries 1993)
-So sad.

martes, 14 de noviembre de 2017

Capítulo 158: La insoportable levedad del ser

Ya lo decía Milan Kundera:

"El hombre nunca puede saber qué debe querer, porque vive solo una vida y no tiene modo de compararla con sus vidas precedentes ni enmendarla en sus vidas posteriores."

Dudas existenciales que se meten en las cabezas vacías de vidas plenas e ideas, dudas que solo sirven para preguntarse si el camino elegido podrá recorrerse con paso tan firme y seguro como cuando se empezó. Interrogantes y la necesidad de un eterno retorno a ese momento donde no se era suficientemente adulto como para no arriesgarse, ni suficientemente joven como para tener que dar explicaciones de las decisiones tomadas.

Un retorno a ese tiempo en que todo parecía mejor, a la osadía y el descaro de actuar vehementemente, de hacer algo tan pasional y temerario que pareciera digno del más exaltado de los románticos del siglo XIX, independientemente de las consecuencias y de los daños emocionales, porque entonces eramos inmortales. 

Antes lo querías, lo buscabas y lo tomabas, y si no podías era porque te lo impedían, no por ti. Ahora lo quieres, lo buscas pero te encuentras con la losa de la experiencia y de una piel curtida con mil cicatrices que te recuerdan que el dolor pasa pero el sufrimiento no se olvida. Es un miedo que ya no hace héroes.

La taza rota del budista en la que sigue bebiendo. Un no te quiero querer porque antes de que me quieras, como se quiere a un perro, me marcho con cualquiera que se parezca a ti. Palabras nunca dichas que llenan de vacío y encogen el corazón. La horma del único zapato que llevaría alguien que siempre tiene los pies en el suelo. Ironías del destino que hacen que la felicidad sea un simple "sí, yo también" y la perdición un... no sé.

Somos circunstancias y somos capricho, somos el no me vale solo con una vida, ahora sé que necesito más.

Soy la dicotomía del "eres lo mejor que me ha pasado, ojalá no te hubiera conocido", soy el "en realidad tú no eres la solución, es que yo soy el problema". 

En días como este me doy cuenta que necesito alimentar constante mi mente de momentos y sensaciones, necesito una caja de Pandora que no tenga fondo, un ying para saber si yo soy yang, necesito justo eso que he elegido, porque sí, joder, y necesito, sobre todo, cerrar la boca, porque lo único que soy son palabras y cuando salen todas me quedo como desnudo y eso me vuelve vulnerable, inseguro, insoportable, como la levedad de mi ser.


Frase del día: "-1 hora 57 minutos- Pero fue un suspiro"(Wa)
- Me crosta tanto olvidarme. Let it go...

   

miércoles, 5 de julio de 2017

Capítulo 157: The day of the Green

Era un mocoso, pero mocoso con todas las letras. Un proyecto de medio hombre que se veía que iba a tener dificultades en completar su camino como tal, al margen de lo que esta sociedad esperaba de un chico tan estudiante y modoso como lo era yo. Era un soñador, disperso como un grupo de moscas en un día de viento, con una mente que volaba más allá de la atmósfera respirable de la normalidad.

Una imagen de mí distante, como si me observara desde el más allá, recuerda a este gurriato desgarbado y dentón sentado frente a una tele de culo, moderna para la época, antigua hasta para recordarla a día de hoy, viendo un concierto de unos tíos que no hacían más que saltar, provocar al personal y potenciar ese espíritu de lucha contra las buenas formas, la madurez bien atada y encañada como los tomates, y el decir las cosas bajito y de forma respetable.

"Dookie", y debía ser un año con demasiados nueves en su numeral. El vídeo lo había conseguido mi primo, y nos lo ponía orgulloso por ser, siendo menor, mucho más moderno y pudiente que nosotros. El disco lo había escuchado ya numerosas veces y conocía cada una de las canciones, y junto a mi hermana, las cantábamos inventando los vocablos pero sintiendo que sonaban igual de bien que cuando las cantaba el cantante.

Billie Joe, Dirnt y Tré Cool, mucho guitarreo y una batería que atronaba a un ritmo que nunca nuestros corazones había sentido. Era cautivador como todo ese conjunto de saltos, ruidos, gritos, movimientos espasmódicos, actitudes desafiantes, nos dejaba sentados como los indios a escasos centímetros de la tele con la boca abierta. El cantante tenía ese punto rebelde que todas y cada una de las generaciones de este mundo han admirado por romper los esquemas que nos intentaban inculcar nuestros santos y un poco más clásicos padres. Esa cara de adolescente malote, con los dientes torcidos y mirada de "sí, lo voy a hacer", esa forma de coger la guitarra tan abajo, un Zape en toda la regla pero con dos Zipis que resultaban incluso más desconcertantes: Tré Cool, o ese chico con mirada perdida que parece no enterarse de nada por haber esnifado demasiado pegamento pero que sabes que está a un baquetazo de estallar, y Dirnt, un personaje de apariencia mayor, que no sonríe, que está pero no está ahí pero por si acaso evitas mirar porque prefieres que él no sepa que tú también lo estás. Todo demasiado explosivo y llamativo para mentes blandas y abiertas a absorver las mil novedades que nuestro cerebro pudiera soportar.

No sé cuantos años me acompañaron, Dookie, Insomnica, Nimrod, pero para ser un chico que nunca rompió ningún plato, no mató ninguna mosca y que nadie se giró a su paso por un look fuera de lo normal, definitivamente me cambió en otro plano, el interno, donde nadie podía ver en que me había convertido.

Hoy he tenido un día de eso en que una mala leche espectral se cuela en tu interior y juega a sacarte de quicio mientras canalizas la frustración con golpes en la mesa o gritos secos de ira. Hace mucho que no puedo escuchar música, pero sin saber muy bien cómo, un video de uno de sus conciertos, donde ni ellos cantaban (lo hacía el público), ha hecho saltar mi espoleta. Ha renacido un yo que tenía olvidado, al que las piernas le han empezado a marcar el ritmo de un tiempo pasado mejor. Han saltado mil letras olvidadas a mi cabeza y he empezado a teclear al ritmo irresistible de un redoble de batería que siempre he pensado que sonaba el triple de rápido.

Y de repente todo ha sido mejor, un bajo adictivo golpeando en ambas sienes, una aceleración de cuando la música electrifica tus músculos y neuroreceptores, una sensación de que el mundo son sensaciones, que vivir es cuestión de ritmo, pasión y transgresión. Welcome to paradise.



Frase del día: "I hope you had the time of your life" (Time of your life)
- Post dedicado a mi hermana, que sin ella ningún grupo ni ninguna serie hubieran sido lo mismo, y a Fede, el compañero con el que tuve el honor de ir a mi primer e único concierto de Green Day. Los buenos recuerdos nunca mueren. 

viernes, 12 de mayo de 2017

Capítulo 156: 2Y

Ni te lo podrías imaginar. ¡Qué orgullosa estarías!. Es como tú, tiene un no sé qué que hace que todo el mundo sienta fascinación por ella, una simpatía que provoca que la gente se sienta arrastrada a hablar o gozar de su presencia. Y eso solo te lo he visto hacer a ti. La sonrisa todavía no se me borra de la cara.

Hoy vi unas fotos, y no sé por qué, me vi reflejado en ella de pequeño, igual por ese pelo panocha que con el sol luce mucho más vivo y brillante, o tal vez por esa cara de ir descubriendo cosas paso a paso y que, como diría mi apreciado Terry Pratchett (con quién seguro te pegas buenas charlas), tiene una cara de alegría y sorpresa sempieterna ante todo lo que aparece en su nuevo mundo.

Corre como su madre, como sí alguien intentara agarrarla o le persiguiera el monstruo de debajo de la cama, pero todo de un modo muy teatral. Será una buena pieza o una actriz fantástica con la actuación en los genes. Tampoco te preocupes por la mal crianza, tiene quien sigue tus pasos, y sí, es quien menos esperarías (o tal vez no). Creo que la esta queriendo por los dos, y me llena el corazón ver que ahora es el suyo.

Da gusto ver que vive ajena a todo esto, y que esa inocencia la contagia, aunque sea solo el tiempo que la estamos viviendo. Sé que te lo estás perdiendo, pero la vida no es justa, e incluso a veces, ni es vida, pero nosotros, o al menos yo, intento que todo aquello que tú harías, se haga. Soy una burda copia de un original irrepetible, pero tengo la intención, y seguro que eso te reconforta.

En la vida es mejor tener estrella que nacer estrellado, pero cada uno tenemos que conformarnos con las cartas que nos tocan. Hoy pensé que el destino tiene un sentido de humor muy macabro y que la suerte es el bien más preciado que no se puede comprar, pues se tiene o no se tiene. Fuimos donde te fuiste, el día que te fuiste, y como cada vez que paso cerca, desee esa suerte que no tuvimos para otras personas que están a tiempo de tenerla, porque tú siempre lo has querido así, porque a generosa no te ha ganado nunca nadie. 

Hoy si tengo que celebrar algo y es, sin duda, que fui tu hijo.

Feliz día nuestro.


Frase del día: Shiryu of the Rain (One Piece Treasure Cruise)
-Shiryu of the Rain es un personaje de un juego al que dedico horas y horas. Es un comandante con un ataque especial muy curioso: tiene un 25% de posibilidades de que, una vez lanzado ese ataque, pueda eliminar a cualquier enemigo o adversario, sea lo fuerte que sea y tenga la protección que tenga. Pero depende de esa probabilidad de uno entre cuatro de conseguirlo. Su mecánica se basa en la suerte: con suerte puede acabar con lo que se proponga pero sin suerte puede acabar con él la más insignificante piedra del camino. Así me siento muchas veces en la vida, todopoderoso, capaz de cualquier cosa, el más fuerte, el más listo, el más preparado, pero dependiendo de ese factor que no controlo y que marca la diferencia entre estar arriba, confiado y sintiéndose uno el Rey del Mundo, o sepultado en la más oscura de las miserias. La suerte se busca, pero no siempre se encuentra. Tal vez si estemos predestinados.