jueves, 7 de julio de 2016

Capítulo 150: Will the circle... Bioshock

¿Se cerrará el círculo?

Hace unos años, el concepto "obra de arte" venía definido por todo aquel imaginario escultórico-pictórico relacionado con los grandes genios de las artes plásticas, o arquitectos y compositores de renombre, en general todo muy vinculado a ordenes clásicos donde predominaba un gusto estético por la belleza tradicional.

A día de hoy puedo decir que, sin ser artista, he formado parte de una auténtica obra de arte. ¿Cómo describir la película perfecta, una banda sonora que se mete bajo la piel y te rasga el corazón suavemente, una narrativa que te pone del revés cuando crees que ya lo estás, una historia que no podrá volver a ser escrita o solo un millón de veces más, un gusto visual que solo está al alcance de los que ven los sueños con los ojos abiertos y un nivel de vinculación emocional y personal que pocas cosas reales en el mundo pueden conseguir como lo hace esta irrealidad?
Pues tiene un nombre: Bioshock Infinite y toda su saga.

¿Se cerrará el círculo?

Fue ayer cuando toda la historia tomó forma y acabó (o empezó, o continuó, no sé que opinarían de esto los Lutece) y ya me siento un poco más solo al saber que no me acompañarán un día más.

Sí, no es más que videojuego, pero solo los que disfrutan de ellos como una forma más de abrir ventanas en su vida, sabrán lo mucho que puedes sentirte vinculado con las vidas y actos de sus protagonistas, casi más que con libros o películas, porque en ellos tú eres sus ojos y sus manos, de ti depende su supervivencia, su éxito o fracaso.

¿Se cerrará el círculo?

Este no es un post de spoilers, aunque desearía poder contar lo que sé, lo que he amado y vivido. Este no ha sido solo un juego, ha sido una reflexión sobre la naturaleza humana, sobre las oportunidades, sobre lo que está hecho, hecho está y lo que hecho está, hecho estará. Sobre la elección de los hombres y las utopías que acaban sumergidas, sobre la lucha de visiones económicas y críticas al comunismo desde un capitalismo descarnado o como define su creadora, el objetivismo. Es una y mil historias sobra la vanidad humana, sobre la manipulación, sobre la libertad de elección, sobre ser bueno o malo, lo que significan nuestros actos y sus consecuencias.

Pero fundamentalmente es un juego-reflexión sobre el destino y sobre el sacrificio, sobre lo que somos y el precio que debemos pagar para serlo, para haberlo sido o serlo en un futuro. Igual, una vez lleguemos al final, podemos respondernos a nosotros mismos si, en el fondo, realmente tenemos elección.

¿Se cerrará el círculo?

Bioshock 1, Bioschock 2, Bioshock Infinite y sus DLC Panteon Marino 1 y 2,  son el motivo de mi alegría y tristeza. Tal vez los dos primeros, que transcurren en Rapture, ciudad sumergida, puedan dar una impresión de ser solo un juego de disparos con una buena historia, pero sus reflexiones filosóficas y sus finales ponen la piel de gallina. Y cuando crees que nada puede sorprenderte llega Bioshosck Infinite y no puedes cerrar la boca. Desde Booker Dewitt, el protagonista, pasando por Elisabeth, Comstock, Daisy Fitzroy, Jeremiah Fink y hasta los increibles/odiosos/sorprendentes gemelos Lutece, uno no deja de creer emocionalmente sintiendo a cada uno de ellos como si formaran parte de su propio mundo. Hay un antes y un después de pasear por Columbia, la nueva ciudad por encima de las nubes, y de todo ese entorno que te hace olvidar que estás en un videojuego para ir un paso más allá, crearte la necesidad de explorar cada rincón para disfrutar de algo excepcional y para entender mejor una historia que crece y crece hasta comerte por completo.

¿Se cerrará el círculo?

Dudo que vuelva a jugar a un juego como este, porque francamente me parece insuperable en todos los sentidos. No es un sacrilegio si digo que se ha convertido en mi juego favorito para los restos, que esos momentos sin aliento, esa cara de no creerlo, esa satisfacción de ver como todas y cada una de las piezas encajan no me lo quitará nunca nadie.

Para todos aquellos que no hayan jugado nunca a videojuegos, es el momento del bautismo de fuego y una oportunidad de estrenarse por todo lo alto. Para los que sean ya jugones y no lo han descubierto esta saga, es el momento de  rebautizarse y renacer como hombres nuevos.

No os preguntéis ¿cómo? cuando la pregunta es ¿cúando?. Juega, jugó, jugará. Juego, jugué, jugaré.


¿Se cerrará el círculo...


Frase del día: "El tiempo puedo con todo, hasta con la esperanza" (Elisabeth) - "Constantes y variables" (Hermanos Lutece) - "¡El hombre elige! ¡El esclavo obedece!" (Andrew Ryan)
- Gracias Señor Levine, su deuda ha sido saldada.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada