miércoles, 14 de noviembre de 2012

Capítulo 118: Huelga

No hay excusa. Es la Revolución. Y como toda Revolución, es imposible que triunfe sin sacrificios. Se acaban las oportunidades, hoy es un día vital, hay que ejercer el derecho a la huelga sin amedrentarse por las amenazas de los poderosos.

Es duro, la situación de muchas personas es límite, pero no hacer nada por miedo a ser despedido es pan para hoy y hambre para mañana. Hay que luchar ahora que todavía tenemos armas para ello, porque esta es una lucha contra quien quiere desarmanos para controlarnos mejor. Si hoy fracasamos, mañana no tendremos nada con lo que defendernos y seremos esclavos el resto de nuestras vidas.

Basta ya de slogans ingeniosos y gritar en la calle, de ir a trabajar y luego calmar las conciencias uniéndose a una marea de gente a la que no se escucha. Los medios de comunicación no están en manos de los que son explotados, es un instrumento más de los que nos explotan. Hay que parar toda la maquinaria del país como claro e inconfundible gesto de que no estamos de acuerdo con nuestros representantes, que si en algún momento tenían nuestro apoyo, esto se ha acabado, y que mentir sistemáticamente es algo que ya no queda impune. A la Huelga.

En la antigua Grecia, origen de la Democracia, un ciudadano tenía derecho a expresar su opinión, ser escuchado, y todo lo que decía se tenía en cuenta. Posteriormente se ejercia el derecho a voto y así se creaba el gobierno del pueblo. En la actualidad, la voz del individuo no tiene ningún valor, solo nos queda realizar nuestra lucha con las armas que nos dejaron en herencia nuestros abuelos, conseguidas con sudor, sangre y lágrimas.

Para todo aquel que tenga la posibilidad de votar en breve, que lo haga. Es el único lugar donde todos los ciudadamos somos iguales y tenemos el mismo poder. Si no confías en ningún partido, ejerce tu acción de voto con inteligencia y no permitas que nadie obtenga el poder absoluto, no hay nada mejor que usar a un ladrón para vigilar a otro ladrón.

Nos están robando la ilusión y la capacidad de pensar y actuar por nosotros mismo. Nos meten el miedo en el cuerpo y no lo podemos permitir. No cedamos al terrorismo político. Solo pido hoy un sacrifio real, que mañana lo agradeceremos. Por nosotros, por nuestro hijos, por el Pueblo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario