viernes, 22 de junio de 2012

Capítulo 109: Blanco sobre negro

Blanco Que se congelen los infiernos, que arda la tierra, que llueva sangre sobre los campos y un viento destructor arrase su existencia. Que no quede ni huella de su rastro, ni lugar tranquilo para sus almas. Que todas y cada una de ellas transformen su egoísmo en espinas y su indolencia en sensibilidad insondable. Que sufran y arrastren esas cargas, que les atraviesen como lágrimas de cristal las entrañas de su conciencia y descubran, en noches interminables, el pesar de ese vacío que desgarra el interior y sale por la boca como
Sobre
última bocanada de aire de un naufrago engullido por la inmensidad de un mar furioso y vengativo. Que el tic-tac de un reloj que descuenta horas se clave en los oídos sordos de su tranquilidad, que no puedan olvidar el daño que han causado y vean siempre la cara borrosa de quien quiso dar plenitud y sosiego a sus vidas. Puedo ser tan malo como quieres, lo sabes, puedo tener ese lado oscuro.Yo hoy, mañana quizás tú.
Negro Qodpc.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada