miércoles, 20 de junio de 2012

Capítulo 108: Cerebro reptil

Hace tiempo leí un reportaje sobre Patrick Renvoise y sobre el cerebro reptil. Hoy mi cerebro es de un lagarto con la sangre tan fría como mí corazón.

Soy consciente del chirrido interior hace mucho tiempo pero hasta que no chocas de bruces contra tu propia pared no entonas en alto un "mea culpa". Muchas veces me pregunto, ¿por qué no acierto con la razón? y me da la respuesta la parte más infravalorada de mi ser, la voz interior. Porque son las entrañas las únicas poseedoras de la verdad universal. La razón no es más que el precio que hay que pagar por tener que pensar como una persona culta y civilizada.

La razón no sirve más que para justificar lo que creemos, para nada más. Es el instinto el motor de nuestra existencia, el cerebro reptil que nos avisa cuando algo no va bien, el te insta a huir o te lanza contra ello, por muy grande que sea el sin sentido.

Y yo callé los gritos de mi sentir primario. No hice caso a las señales y me dejé llevar por las palabras y no por los actos. Mucho antes de descubrir el truco, algo dentro de mí, ya lanzaba mensajes no verbales que anunciaban el desastre. En el fondo todo es ciencia, aunque ya no es tan simple como lo era hace miles de años. Luchábamos por estar preparados para cubrir las necesidades más básicas: poder, comer y no se devorado, y reproducirse, pero hemos evolucionado y queremos, además, ser felices. Es nuestro cerebro reptil, anquilosado pero no dormido, el que nos permite seguir aspirando a todas ellas.

Todo lo que no sea dejarnos llevar por él es fracasar. Pensar implica perder un tiempo de oro, escuchar implica poder ser engañados, esperar implica llegar demasiado tarde. Guillermo de Ockham tenía razón: la explicación más simple y suficiente suele ser la más probable. Hubiera sido tan fácil como hacer caso al instinto, pero yo deseaba otra respuesta que no fuera esa.

Ahora me siento como el cazador cazado. Dejé que el repetir mucho una mentira la volviera verdad, acallé todas las alarmas que me decían que algo no encajaba y acuné a la serpiente, sin saber que su naturaleza es reptil, como la mía. Creí en mi superioridad, invertí en el "tú" de los otros, y mantuve ese otro cerebro reptil activo y alimentado, manteniendo su sangre caliente. Y me olvidé del mío.

Es verdad que somos seres dolientes, miedosos y egoístas. Esta es la esencia de nuestro fracaso y los ingredientes de nuestra debilidad.

Me he dado cuenta que soy emocional y visual, que me comporto como se comportaron mis antepasados, pero en un entorno aparentemente más ilustrado. Y no sé como (sí lo sé)  pero me sigo equivocando y eso me provoca un desasosiego terrible.

Cuesta hacer caso a tu instinto básico, cuesta ser consciente que al final limitas tus respuestas a blanco o negro, me gusta o no me gusta, lo quiero o no lo quiero, porque el instinto, no distingue de matices. Pero es la única forma de sentirse vivo. Da igual que hagamos más caso a lo que queremos oír o ver, a lo racional, a lo que deseamos en determinados momentos. El resultado debe ser una mezcla entre lo instintivo y las señales incontrolables que lanza nuestro cuerpo: aceleración del corazón, la sensación de falta el aire, boca seca, la plenitud o vacío visceral. Eso es lo ideal, tener una concordancia total entre tu cuerpo y mente. Pero cuando el instinto no sigue tu sintonía...

Es una putada sentir que por fin los planetas se han alineado y que tu instinto te diga que no. Es una pena que la vida no de respuestas deseadas cuando tienes ante ti la gran pregunta, es una mierda encontrar El Dorado y que desaparezca ante tu ojos. Jode, jode mucho.

Hoy mi instinto entona un "te lo dije", y mi cerebro, reptil como nunca, elije negro.


Frase del día: "Ojalá me entiendas" (agsp)
-No, no te entiendo.


ACTUALIZACIÓN


A veces no sabes como valorar las cosas del destino. Si como una simple casualidad, si como una señal, si como una advertencia o, como en este caso, en forma de chiste de mal gusto. Justo esa canción, justo esta noche, justo solo la sé yo.

Shadenfreude 1 - 1 Resto del Mundo
Totalmente bien empleado por reírme de las desgracias ajenas.

1 comentario:

  1. querido al de mis amores:
    anoche te dije todo lo que te tenía que decir...y otras cosas que no...pero ya sabes lo que hay....
    o empiezas a aplicar el hakuna matata o voy yo y te lo aplico...decide!:-)
    esta es mucho más bonita que somewhere over the rainbow!:-)
    http://www.youtube.com/watch?v=Brn_KbvYDWY

    ResponderEliminar