lunes, 23 de abril de 2012

Capítulo 98: Sant Jordi History X

Cuenta la leyenda que, no hace muchos tiempo, existía una pequeña y prospera ciudad que vivía desbordante los primeros años del boom de la construcción. Era una ciudad feliz y humilde, pero poco acostumbrada a los lujos y al consumo desmesurado que provoca la llamada del dinero fácil.

Como pasa siempre en estos casos, la gallina de los huevos de oro tenía pocos patrones. La fiebre del nuevo rico empezó a extenderse entre determinados individuos de la comunidad y comenzaron a aflorar las primeras envidias y resquemores entre vecinos. La sensación de una vida fácil se instaló en las mentes de unos habitantes que, hasta el momento, vivían felices una vida basada en el esfuerzo y en los pequeños placeres de un mundo al margén de necesidades superfluas.

Y aquella ciudad otrora unida y ejemplar, se convirtió en una especie de caja de Pandora con todos los males en estado latente a la espera que alguien desatara su contenido. Y ese brazo ejecutor llegó en forma de monstruo empresarial con ideas revolucinarias y hábido de carne fresca.

Se instaló en la ciudad Dra&Co Tv, una potente corporación de televisión famosa por sus contenidos de dudosa calidad. Con una linea editorial del todo vale y ejecutivos en busca de víctimas propicias para exprimirles hasta la última gota, empezaron a extender sus garras por toda la ciudad.

La promesa de la fama y de una carrera fulgurante atrajo, año tras año, a jovenes vírgenes en el medio y sin estudios que querían triunfar de forma rápida en televisión. La gran Dra&Co las iba fagocitando lentamente a sus presas hasta no dejar en ellas ni el más mínimo rastro de orgullo o dignidad, para después dejarlas caer en el olvido y buscar nuevas víctimas a las que devorar.

Y la ciudad se iba quedando sin futuro ni sus jovenes sin que nadie moviera un dedo, ya que ¿a quién le podía importar que les pasara a cuatro inocentes chicas de familia tan humilde?. Tampoco se perdía tanto.

Hasta que un día llamó la tentación a la puerta de la hija del alcalde. Siempre había sido la niña mimada de la familia y había tenido todos los caprichos que podía imaginar (y más desde que se rumoreaba que su padre flirteaba con la corrupción y recibía suculentos sobornos al hacer la vista gorda en la recalificación de ciertos terrenos rurales), pero, ¿de qué sirve tener dinero si nadie te conoce ni te puede envidiar por ello?.

Creyendo las promesas del gran monstruo televisivo fue rodando de plató en plató soñando con ser la reina del papel couche. Pero ni el dinero ni ser hija de quien era evitó que empezara a convertirse en otro juguete roto en manos de gente sin escrúpulos que lo quemaban todo por la audiencia.

Y cuando todo parecía perdido para ella, enfundado en un elegante traje hecho a medida y armado con el código de leyes y su Montblanc de edicion exclusiva, apareció de la nada un caballero andante perteneciente al buffet de abogados más prestigioso de la ciudad. De forma altruista y lleno de valor, entabló una lucha feroz contra el malvado monstruo televisivo.

Fue una lucha sin tregua y, tras complejos pleitos, de una certera ondanda de demandas por claúsulas laborales abusivas e incumplimiento de obligaciones contractuales, el caballero desangró, a base de indenmizaciones, a Dra&Co hasta su muerte.

Cuenta la historia que el valiente abogado consiguió rescatar a la princesita de papa sin que hubiera tenido tiempo de salir desnuda en la portada de ninguna revista de hombres y que, el lugar donde moraba el despiadado monstruo, se convirtió en un gigantesco centro comercial con cines, tiendas, restaurantes e incluso floristerías.

También cuenta la historia, aunque eso en más bajito, que el alcade y toda su tropa de secuaces sacaron suculentos beneficios con los permisos de construcción de ese nuevo macro centro comercial y que el “bondadoso” caballero consiguió un importante puesto como agobado en la alcaldía. Se rumorea a su vez que, le fueron tan bien las cosas que pudo fundar su propio buffet, S.J Abogados, especializado en temas de urbanismo. De la hija poco se sabe, lo último que se le relacionaba sentimentalmente con un gordito buscavidas con ojos de chincheta.


Tal vez la leyenda no sea cierta, pero si es verdad que es tradición, en el día de Sant Jordi, regalar una rosa a la mujeres para recordarles que, a ojos de quien las queremos, son las verdaderas protagonistas de nuestras vidas. Además, también es tradición regalar un libro para recordar a todo el mundo que la cultura es el mejor arma contra los monstruos de la mediocridad y que el conocimiento es la clave de toda superación personal.


Frase del día: “Saber y ganar” (San Jordi Hurtado)
- Tal vez, el gran caballero justiciero fuera él, que aunque muerto (porque ese tio está muerto), es el único que lleva luchando 15 años por hacer que la cultura sea la verdadera tradición.

2 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho tu Sant Jordi reloaded version capitalista actual.

    Para nosotras vosotros hombres también sois el centro.

    Visca Sant Jordi Hurtado.

    ResponderEliminar
  2. Y yo que pensaba que san Jordi acabó con terribles marcas en la cara y con una princesa con exceso de aspiraciones fagocitados ambos por Valerio Dragonov. Por san Jordi él le regala una rosa blanca y un libro y ella arranca una página y la enrolla.

    ResponderEliminar