viernes, 18 de marzo de 2011

Capítulo 51:

Noto un vacio interior. Es un vacio que me provoca aspirar aire con la boca, como intentando rellenar ese hueco que ha quedado de forma repentina.


Creo que me falla la respiración, es como si necesitara algo más que aire para mantenerme vivo, cuerdo. Es indiscriptible la sensación de haber perdido esa parte, es irreal no tenerla.

Intento pensar, pero es como ver una película siendo rebonida a gran velocidad, las imagenes se amontonan y apenas distingue un trozo sin que se vea borroso. Tiemblo al intentar pensar como me siento. ¿Cómo se quitan los carteles de la pared, cómo se descuelgan las fotos, cómo le das la vuelta a esa imagen que reinado en tu vida y que te ha visto cada mañana al despertar y te a acompañado cada noche al irte a dormir?

¿Cómo arreglo este roto, que no por llevar roto tanto tiempo, pensabas que no iba a tener solución? Tiemblo, solo me sale eso, temblar. Es frío, frío intenso, del que cala los huesos, un frío que hace minutos no existia.


Palabras duras retumbando en mi cabeza, una actitud de quien se quita un peso de encima, de quien te lo carga a tí. Este año no lo celebraremos juntos. Este año no.


Quiero hacer cosas, quiero sentirme vivo pero no me atrevo a moverme de la silla en la que estoy. No me atrevo a moverme sabiendo que la firma en el contrato de derribo está puesta. La esperanza hoy ha caído, el último bastión se desmorona, ya no hay un El Álamo.


Tiemblo, es lo único que me sale, temblar. Lo irracional, lo interior, lo que dice es todo lo que mi cuerpo siente. Pierdo calor a más velocidad del que puedo recuperarlo. Mi alma se hiela. Estaba solo. Hoy estoy solo sin más.

No quiero pensar en ella, no quiero pensar en palabras que he oído más de una vez, palabras que esconden un mensaje que se entiende como si lo supiera de memoria. No deje temblar.


Es el estado de shock cuando el adios acaba de hacer una herida de muerte. Es la fuerza del que ha sido tocado pero que camina sin dolor, sin conciencia. Tengo frío pero no quiero enfriarme.


Quiero llorar, solo eso, quiero un eternal sunshine of the spotless mind, Elena.



Te sobro... te quiero...

No hay comentarios:

Publicar un comentario