miércoles, 29 de septiembre de 2010

Capítulo 37: Estoy de huelga

¡He huelgo! Regreso a ese mundo sin par por la puerta grande, cuando no se tenía que volver. Porque hoy es día de reclamar los derechos de los trabajadores tocándose el pito.

Igual esta frase queda fea, pero es así como se hace la huelga. Le he preguntado a los picotas informativos, que son como las cerezas pero con más mala leche, y sólo he obtenido esa respuesta. Piii, piii, piiii.

Por lo que se ve hay mucho que reclamar, pero la cuestión es que, tal vez hoy, no fuera el día indicado. Principalmente porque cada vez quedan menos trabajadores de verdad, con su sueldo y esas cosas. Segundo porque sí, es un derecho, pero dile a tu jefe que no vienes a currar por solidaridad con el pueblo trabajador, y el que se va derecho al otro lado de la huelga, a la del Paro mirando las musarañas, eres tú. Luego está la del sentido práctico de hacer una huelga cuando tu equipo pierde 0-5 y al partido le quedan 3 minutos. Cuando el mal ya está hecho, quejarse es de Mari Complejines en modo "pataleta". Y por último, porque somos más chulos que un ocho. El país no despega y vamos luchar ello dejando que la economía se ahogue un poco más. Queremos el adsl de Japón, pero de su forma de hacer huelga, mire usted, que no me viene nada.

La cuestión es que siempre pagan los mismos. El que no trabaja no se manifiesta porque no se siente parte del asunto, el que trabaja va a trabajar más temprano por si los servicios mínimos no tiran y hay atasco monumental, el que trabaja y no quiere trabajar, acaba perdiendo el día de sueldo y sobre su cabeza aparece una cruz en negro indeleble mientras el empresario sonríe por lo bajini pensando que ya tiene su excusa para darle la patada callejera.

Pero nos encanta salir a liarla, ya sea por el Mundial, por Eurovisión o por una Huelga General. Yo no he salido a la calle por ninguna de las tres, porque estás cosas es mejor mirarlas con perspectiva, pero felicito a quien sigue con esos ideales de luchar y gritar por cualquier motivo, aunque sea tan inconsciente como para no darse cuenta que el bacalao lo han cortado ya otros.

Sólo una cosa más, un recuerdo para el señor Jimi Heselden, que decidió no hacer huelga laboral y con 62 años se fue a hacer el cabra con su invento, el Segway. Quiso probar el nuevo avance el sólito por su finca y acabó fiambre. Si hubiera delegado un poco, como se hace en este país, ahora mismo estaría vivito y coleando y no en el fondo de un río al despeñarse con su armatoste por un barranco. ¡Manolete, Manolete, si no sabes torear, pa-que-te metes!

Con mucho cariño, un cordial saludo, le dedico el post de hoy, y que para la próxima, envíe más bichos de esos con dos ruedas, que ir a una maní así, sí que me apunto.

Definitivamente volví, huelga decirlo.


Frase del día: "Que vienen los cocos" (Popularmente como se conoce a C.C.O.O)
-Y yo que pensaba que el coco era la patronal. Hacen falta revoluciones. Los defensores del trabajador, cuando cobran lo que cobran por hacerlo, pasan a ser burgueses. Yo necesito que me defienda alguien que en su vida tenga más en común conmigo, que con los ricos y los empresarios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario